top of page

¿Sufres con tu disciplina y dedicación?


Solemos creer que la disciplina es algo rígido y autoimpuesto, que se establece desde un inicio, como una exigencia fuerte, inflexible y estricta que debe cumplirse con sangre.


Tal vez la asociamos a la obligación del colegio y las clases sucesivas de las jornadas académicas, donde la obligación y la exigencia de los profesores se imponía por sobre nuestras voluntades o capacidades de comprensión, porque nadie se tomaba el tiempo de explicar nada o de razonar con niños. Es más fácil imponer, regañar y castigar, que educar realmente.



Es muy probable que cuando pensamos en construir un hábito, aprender algo nuevo o como en nuestro caso, dedicar cierto tiempo regularmente a la práctica artística para desarrollar las capacidades que anhelamos, acudamos inconscientemente a ese maltrato del colegio y nos autoimponemos horarios estrictos y tiempos de práctica diarios cronometrados, con tal rigor y exigencia que nos resulta casi imposible cumplirlos, y de alguna manera inconsciente hacemos esto para poder maltratarnos a nosotros mismos por no cumplirlos, por fallar, por no estar a la altura del compromiso que, de hecho, nadie nos impuso, porque esa vivencia dolorosa nos resulta familiar y nos remite a las críticas y regaños de padres y profesores de antaño.


En realidad, es imposible construir ese hábito de una forma tan rígida, y forzarlo solo hace que terminemos abandonando. Un arco que se templa demasiado termina rompiéndose.


Los hábitos de estudio y de prácticas deberían ser flexibles y adaptarse a nuestras dinámicas de funcionamiento, aceptando que no siempre tenemos la misma disposición, la misma energía, el mismo estado anímico y, además, todos tenemos vidas en las que surgen tareas y actividades que modifican los planes. No tiene sentido maltratarnos innecesariamente, y es conveniente darnos la oportunidad de ir encontrando esos espacios poco a poco, en función de nuestros ritmos y capacidades, sin forzarlo, para que no nos cueste en exceso y terminemos abandonando por nuestro propio autosabotaje.

Recuerda la historia de la liebre y la tortuga. Es mejor despacio, de a pocos, pero constante, que excederte en esfuerzo para agotarte antes de llegar a la primera de muchas metas.


En la medida en que vayas alcanzando pequeños logros, y que vayas adquiriendo habilidades (que quisiera llamar “condición física”, porque al final tanto el entrenamiento mental y neuronal, como el acondicionamiento muscular y articular para desarrollar la sutileza, la fluidez, el control y demás, al igual que las emociones y los sentimientos, son todas condiciones físicas y corporales), en esa medida irás adquiriendo la capacidad de dedicar un poco más de tiempo y de esfuerzo.


Irás encontrando las formas de organizar tus tiempos poco a poco para encontrar los espacios de práctica que requieres y podrás ir armonizando tu vida para integrar estas nuevas actividades.


Y aun cuando tengas ya un alto nivel, y estés trabajando de forma constante e intensiva y que tal vez estés vendiendo tus obras y vivas de tu arte, aún entonces seguirán surgiendo circunstancias e imprevistos que requieren de tu tiempo y dedicación, y no siempre se puede mantener esa disciplina y constancia de la misma manera.


Mi consejo, un tanto shaolín:


Sé como el bambú, flexible y que se dobla con el viento, en lugar de ser roble rígido que se rompe por la tormenta.



La disciplina no es un horario estricto y una imposición: es un compromiso contigo mismo, con tu crecimiento integral como persona y una meta a la que sigues acercándote con cada paso, sin importar como avances. Lo que cuenta es que no abandones.

99 visualizaciones5 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

5 Σχόλια


Άγνωστο μέλος
21 Μαρ

con disciplina, consistencia y persistencia se logra todos los objetivos, es importante mantener un ritmo que permita avanzar en el logro de los pequeños pasos en busca de ese objetivo

Μου αρέσει

Άγνωστο μέλος
13 Οκτ 2023

cada dia un paso, estudio, formacion y amor por lo que se hace

Μου αρέσει

Άγνωστο μέλος
07 Οκτ 2023

A veces la pasión y la emoción de aprender algo que hemos anhelado, nos hace exigirnos sin darnos cuenta.

Μου αρέσει

Άγνωστο μέλος
22 Σεπ 2023

Es mejor ir constante y de menos a más

Μου αρέσει

Άγνωστο μέλος
16 Μαρ 2023

Definitivamente llega esto en el momento Perfecto !


Μου αρέσει
bottom of page